top of page

Acupuntura Urbana

Arq. Fabián Israel García Hernández

Conforme lo narra el glose de los cuadernillos redactados por Navarro, los cuales se encuentran en el acervo del Archivo Histórico Municipal, la creación de los pueblos de indios, hoy barrios tradicionales de la ciudad, se lleva a cabo para arropar a las diferentes etnias encontradas en el territorio, una vez que los hispanos han instituido la ruta de la plata, y es preciso fundar una villa en la zona, para evitar la guerra chichimeca.

Los barrios en pugna, conocidos hoy como San Miguel y El Coecillo no solo arroparon a los naturales, sino que dieron pauta para que los oficios preponderantes en la región se incubarán y se desarrollarán a través de los años, logrando un arraigo familiar en lo laboral y en lo cultural, lo que nos otorga cierta identidad a los seres humanos que ahí pernoctamos.

Coecillo.jpg

Cuando joven, siempre a punto de terminar la jornada laboral gráfica, mientras repartía el tipo móvil que se usaba en la imprenta tradicional de papá, mi ser se manifestó expectante por descubrir la actividad que me hiciera sentir útil para la sociedad; de manera perenne anhelé saber de qué forma, el sentimiento de acción bilateral serpenteando en mi interior, podría coadyuvar con el desarrollo de mi contexto inmediato.

Luego, mientras terminaba la universidad, con la convicción de saberme un servidor público, con el deseo de enfocar de manera asertiva el compilado cognitivo, emocionado por la manera en que el Arq. Salvador Zermeño me vendió el quehacer urbano, me enrolo de manera informal en la disciplina, hasta alcanzar en lo posterior, la posibilidad académica y práctica, dentro de mi ciudad y fuera de ella.

Por supuesto, el personaje antedicho sólo fue la introducción a este mágico mundo, pues el acervo acrecentó de forma total con el conocimiento de las intervenciones urbanas de tendencia socio edilicia del Arq. Restrepo en Colombia y del Arq. Lerner en Brasil, aunado a la propuesta de ajuste reglamentario del Arq. Carlos Enrique Martínez en México, a quien recién acaecido, le manifiesto mi admiración y mi respeto, hasta siempre.

Con la convicción de un artículo que hable de la gestión de la ciudad, aprovechando éste sirva de homenaje para los urbanistas mencionados, enalteciendo de Lerner el concepto de acupuntura urbana que, conforme a su obra literaria homónima, alude la medicina ancestral de oriente, mediante la cual un pinchazo de aguja es suficiente para recuperar la energía de un punto enfermo o cansado, se presenta una propuesta que, a nuestro juicio, cabe de forma total en la región de la ciudad ya mencionada.

Vale la pena señalar que el concepto se sugiere de manera respetuosa, contemplando simultáneamente el ajuste del Código contemporáneo pues, si ha dado pauta para que nuestros hermanos orientales se apropien y gentrifiquen nuestro barrio ancestral, demoliendo no solo las edificaciones sino demoliendo también nuestra identidad, se anhela pueda proyectar la posibilidad reglamentaria que las siguientes líneas sugieren.

Caos Vial Coecillo.jpeg

Lerner, que desarrolla el libro titulado “Acupuntura Urbana”, entrega de manera magistral un artículo que denomina “Around the clock” o “La Ciudad 24 horas”, en el cual redacta de manera narrativa, el caos que se genera en el zócalo de CDMX, en cierta hora del día, en la cual se desata una confrontación entre comercio formal y ambulantaje.

El destacado urbanista brasileño creador del sistema de transporte articulado, en la misma sección de su entrega textual propone la convivencia entre el sector formal de comercio establecido y el informal, glosando que se le ocurre un acuerdo de horarios para que los ambulantes inicien labores después de la actividad del comercio tradicional, generando con ello el pinchazo sanador.

Si bien nuestro barrio peletero no es marco de confrontación o apremio, sí cuenta con una situación diurna de desolación y abandono, ante lo cual se sugiere adoptar parte de la propuesta del amazónico, visualizando que sus locales comerciales puedan mutar por la tarde, otorgando vida nocturna sana a la región, para lo cual se propone entre otras, la oferta gastronómica, promoviendo la apropiación del espacio público y reforzando su identidad.

El exdirigente de la ciudad de Curitiba, plasma en su atlas un compilado de párrafos de sanación citadina que, sin quebranto pueden aplicarse a este fragmento; sin embargo llama bastante mi atención aquel que nombra “Conoce Ud. la ciudad donde vive?” o “Diseñe su ciudad”, pues lo cortés del subtítulo genera que mi mente volátil y atrevida, sane mediante la acupuntura urbana la traza caótica que, cuando infante, me ofreció: ring para las artes campales, extenso lienzo para graffiti, confusa pista BMX, nirvana inducido y un Maracaná de concreto que, por cierto, fue testigo de los más bellos goles de mi niñez…

Zona.png

El pinchazo de complemento, implica peatonalizar las calles La Luz, Fray Daniel Mireles y Héroes de la Independencia, centralizando un estacionamiento en el acaecido Conjunto Estrella, que permita surtir el enser propio del calzado en un vehículo mecánico de renta… Peatonalizar parte de la Av. San Juan para generar continuidad entre los centros barriales que forman los templos de San Juan y San Francisco… Recuperar el Río del Muerto que, aunque seco casi todo el año, ruega por ser expropiado por peatones, locales comerciales, escenarios al aire libre o canchas multiusos; todo lo cual posibilita vivienda digna para Don “Maca” Rocha el ex futbolista o para Tarja, la sexoservidora que aún me sonroja cuando acudo en bicicleta a la universidad.

Es posible que la sanación propuesta tienda hacia la utopía, sin embargo según la labor del propio autor, la acupuntura urbana es posible mediante la generación de micro metas objetivadas, las cuales se incuban con el presente, pues como dicta una cita anónima “los grandes logros de la humanidad, comenzaron siendo un sueño casi inalcanzable”; insinuando que con planeación estratégica, ésta vida me alcanzará para acudir al reencuentro de Maldita Vecindad en el propuesto Foro del Coecillo en el barrio del mismo nombre…

Como cierre, cabe señalar que la propuesta, no pretende afronte con autoridad o dependencia alguna; la propuesta no pretende exilio o destierro de alguna especie humana alóctona; la propuesta no pretende exhibir aciertos o desaciertos en la región; lo único que ésta busca, es coadyuvar para sabernos actores de un ente evolutivo que, se requiere trabaje con sinergia por y para el bien de la sociedad de la región.

bottom of page